Parejas en cuarentena

Como consecuencia de la cuarentena que estamos viviendo (y no me refiero a la edad) muchas parejas se ven obligadas/posibilitadas/forzadas/regaladas a convivir juntas como nunca antes.
Pueden darse diversos escenarios: el/la que antes trabajaba fuera todo el día ahora está en casa con su pareja, lxs que trabajaban en turnos diferentes ahora comparten horas y horas, quienes ya vivían por separado ahora están solxs en sus respectivas viviendas... y así con muchas y creativas alternativas. En este periodo tan excepcional habrá quien esté muy contentx, habrá a quien le falte algo de privacidad, habrá el/la que se crispe de los nervios con tanta convivencia y habrá quien aproveche para echar más leña al fuego o, como alternativa, avivar el fuego de la pasión, según las neuras y deseos de cada unx.

Así pues, estas semanas se pueden transformar en un paraíso o en un infierno, dependiendo de cómo se plantee esta nueva forma de compartir los días. Todo esto resulta un aprendizaje continuo donde poner en marcha la 1) Creatividad, 2) Asertividad, 3) Adaptabilidad, 4) Empatía, 5) Intimidad, 6) Flexibilidad y, sobretodo, 7) Comunicación.
Vamos a hacer un recorrido por estas herramientas que tenemos a nuestro alcance para hacer de esta cuarentena un regalazo a la relación y a unx mismx.

 

1) Creatividad

Lleváis unos días en casa y empiezan a surgir los conflictos ante este encierro. Es el momento de encontrar nuevas formas de resolverlos con soluciones creativas que os sirvan a ambxs.
Desde qué serie ver a los ritmos de descanso alterados de cada unx, esta situación puede hacer que os atasquéis en una (ridícula) pelea, cuando todo pasa por adoptar una actitud creativa: “hoy elijo yo la serie y mañana tú” o “yo que me levanto antes pondré la lavadora a tender y tú que te acuestas más tarde recoges la cocina”.

“La creatividad es la inteligencia divirtiéndose.”
— Albert Einstein

La creatividad se desarrolla mediante actividades que pongan en juego la imaginación para resolver problemas planteados. Juegos dinámicos, manualidades, rompecabezas, bailes o (des)montar muebles de Ikea. Todo vale para para favorecer esta cualidad tan necesaria, y si se practica en pareja tendréis además cooperación, colaboración y resolución de problemas conjuntamente.

TIP La creatividad os ayudará a dar respuestas prácticas a futuros problemas que surjan, dentro de la relación o bien desde el exterior.

 

2) Asertividad

Esta situación estresa a cualquiera, y ya estás empezando a ver cosas de tu pareja que, en condiciones normales, no te das cuenta. Te molesta pero por no molestar decides callarte. ¡Qué bueno sería poder expresar lo que te molesta sin callarte ni tragar ni agredir al/la otrx!
Cuando se convive todo el tiempo con alguien surgen los choques de necesidades, porque tú necesitas dormirte antes y tu pareja más tarde, tú prefieres organizarte y prevenir y tu pareja parece más relajadx, tú apuestas por hacer ejercicio físico mientras tu pareja quiere más sofá... Y ningunx dice nada hasta que estalláis por cosas absurdas.

“En la vida te tratan tal y como tú enseñas a la gente a tratarte.”
— Wayne W. Dyer

La asertividad está íntimamente relacionada con la autoestima, las necesidades y los límites, pero rodeada de la cualidad inherente de la empatía (que veremos más adelante). Por eso ser asertivx es un arte: saber expresar lo que necesitas sin enjuiciar al otrx poniéndote en su lugar para comprender su postura.
Para practicar la asertividad te recomiendo pararte ante lo que percibes como un malestar en ti, respirar varias veces con los pies en el suelo, e ir haciéndote cargo de tus necesidades. Cuando sepas lo que necesitas tú, detente en saber (o intuir) lo que necesita tu pareja, y ponte en su lugar.

TIP A la hora de expresarte incluye tu comprensión de lo que necesita el/la otrx, habla de tu necesidad claramente y sé agradecidx ante la intención de tu pareja. Acompaña tu expresión verbal con un lenguaje corporal relajado y amable.

 

3) Adaptabilidad

¿Cuántas veces te habrás dicho “por qué no cedí a lo que me pedía” después de una fuerte discusión? Nos empeñamos en mantener nuestra opinión, protegiéndola como una fortaleza donde refugiarnos. Y así es como funciona nuestro sistema egóico: repetir patrones y esquemas para simplificar los recursos, así que ante los cambios nos volvemos más torpes y nos cuesta adaptarnos a los nuevos patrones. Sin embargo, esta situación de cuarentena es totalmente nueva, es decir, un nuevo patrón.

“Cuanto más te adaptas, más interesante eres.”
— Martha Stewart

Si aplicamos esto a las relaciones vemos que adaptarnos tiene mucho que ver con la creatividad (antes vista): adaptarte implica “salir” de tu refugio para contemplar las posturas externas y encontrar un punto óptimo donde sientas que no pierdes nada (o demasiado) y recibes mucho (o bastante). Si ahora pasas todo el tiempo en casa cuando antes estabas siempre fuera es una oportunidad de ser adaptativo: puedes atender a qué le ocurre a tu pareja con tenerte en casa y cómo reacciona, para atender a qué te ocurre a ti y cómo tú reaccionas con tu nueva situación y sus reacciones.

TIP Saber adaptaros va a facilitar la confluencia de necesidades, opiniones y reacciones, inevitables cuando se pasan horas juntxs.

 

4) Empatía

Estás tensx. Tu pareja te dice algo. Te lo tomas como una ofensa y atacas con toda tu artillería. Y sólo te pedía recoger la mesa... Ante esta convivencia pueden surgir nuevas necesidades por tu parte, la suya o de ambxs. Y es posible que tu pareja esté inquietx como quizás lo estés tú.
¿Qué querrías para para ti en este momento? Seguramente ser acompañadx, que te escuche cuando hablas de ti y te comprenda. Es decir, que sea empáticx contigo. Pues te cuento en qué consiste la receta: muchas dosis de paciencia, puñados de afecto, macerar a fuego lento con escucha y decorar con dejarte sentir sus emociones.

Para desarrollar la empatía los recursos más útiles son estar en contacto contigo, tus sentimientos y tu estado interior. Así sabrás dónde poner la atención para permanecer más equilibradx, indispensable para ser empáticx con tu pareja. Si no puedes ser empáticx ahora mismo, prueba a retirarte y dejar que se enfríen tus emociones intensas, ya llegará el momento donde estarás más tranquilx lo que te permitirá abrir tu corazón al/la otrx.

“La atención es la más extraña y más pura forma de generosidad.”
— Simone Weil

Empatizar y resignarse no es lo mismo. Empatizas con tu corazón y afecto, te resignas con tu resentimiento y anulación de tu voluntad. La empatía te permite decir “lo siento, perdóname” cuando te has equivocado, la resignación te calla. Y no hay nada más dañino que el silencio resentido.

TIP La empatía es un acto amoroso hacia lxs demás y hacia ti mismx: es en el fondo un acto de valentía para mostrarte sensible mientras acompañas la vulnerabilidad de quién te rodea.

 

5) Intimidad

Todo el día juntxs y no hay espacios de intimidad porque siempre hay otras cosas que hacer, tenéis que ver la última serie de moda o pasáis más tiempo con las vídeollamadas. En este momento, la expresión de la intimidad y la sexualidad pueden verse mermadas ante la emergencia, simplemente por una cuestión de supervivencia básica: no es momento de malgastar energías, no es imperativo para subsistir y no es momento de engendrar hijxs.
Aunque el momento no pueda ser el ideal, sí es saludable cultivar la intimidad de la pareja y en solitario. Me detendré más en este quinto punto.

Podemos confundir intimidad con sexo a menudo aunque la intimidad es muy amplia y generar espacios íntimos de “yo contigo” es vital para el buen funcionamiento de la relación: ambxs experimentamos la complicidad, la cercanía y el secreto de un instante, de un acto, de un beso.

“El deseo de intimidad es el deseo de compartir con otrx lo más profundo de sí.”
— Dalai Lama

Íntimo puede ser preparar la cena juntxs, estar con un libro tú y dibujando en mi cuaderno yo mientras juntamos nuestros pies, ducharnos aprovechando el calor del agua o dormir la siesta espalda con espalda. Desde lo cotidiano y abierto hasta lo único y protegido, la intimidad es un abanico de experiencias que abren el corazón.

Tan importante es la intimidad en pareja como la intimidad contigo mismx. Ahora que estáis juntxs ¿cómo encontrar espacios para ti sólx? Es saludable que tengáis espacios en común y también individuales, cada unx encontrando su propia intimidad. Si vivís en un espacio pequeño podéis aprovechar cuando unx sale a comprar para explorar tu intimidad, y cambiaros la siguiente vez.

Todo se puede complicar cuando están lxs hijxs en casa, pequeños o adolescentes, pues van a reducir los espacios y tiempos de intimidad. Como decía más arriba, será preciso cultivar la creatividad y la adaptabilidad para daros y darte momentos íntimos.

TIPLa intimidad no es sólo algo sexual, afortunadamente. Un gesto o una mirada pueden ser muy íntimos. Cuidar esta área de tu vida es tan beneficioso como cuidar tu peso, por ejemplo. Abre tu perspectiva hacia una intimidad más generalizada, menos genital.

 

6) Flexibilidad

Ya podéis imaginaros cómo llegamos a este punto, después de todo lo visto anteriormente. Muy cerca de la adaptabilidad (vista anteriormente) se encuentra la flexibilidad, un rasgo muy valioso en tiempos donde el intenso estrés pone de manifiesto el lado más neurótico de cada unx de nosotrxs, y este atributo da espacio para ceder amablemente ante los imprevistos y ante las maneras del otrx.
¿Quiere decir esto que siempre hay que ceder y hacer lo que quieran los demás? No, como vimos en la asertividad, es bueno estar en contacto con tus necesidades y, ahora, con tus propios criterios. Sencillamente, a veces será más económico emocionalmente dejar tu criterio aparcado y asumir el criterio de tu pareja, siempre dentro del marco del diálogo y la comunicación. Si a todo esto sumas la empatía te ayudará a ponerte en su lugar y comprender mejor sus razonamientos, lo que te permitirá flexibilizarte.

“El/La que se queda paradx como una columna muere en la batalla. El/La que se cimbrea como un junco triunfa.”
— Christopher Paolini

Tú quieres limpiar toda la compra nada más llegar a casa y tu pareja ve más importante ducharte para desinfectarte. ¿Qué opción es la más adecuada? La compra puede esperar realmente y tu pareja se sentiría más tranquilx si te aseas primero. Parece que puedes ser flexible y encauzar la situación hacia un punto intermedio.
Te levantas más temprano y tu pareja más tarde. Te hubiera gustado tener un espacio íntimo con él/ella pero no se ha dado. Y además se despierta “reclamando” el almuerzo. ¿Cómo responder? Ponte en su lugar, preparad la comida juntxs y encontrad ése espacio íntimo que puede llevaros a la cama finalmente.

TIP Lo que tú quieres puede no quererlo él/ella, y viceversa. Ser flexible es saber “danzar” juntxs para favoreceros mutuamente y afrontar las diferencias de opiniones y maneras de hacer en la vida.

 

7) Comunicación

Terminamos este recorrido por el punto esencial y básico para cualquier relación: la comunicación. Os recomiendo leer el artículo «Comunicación en la pareja: 5 problemas más habituales» ya que todo lo que escriba a continuación será un resumen de éste.
Creo que sin una buena comunicación las relaciones se van a fundamentar en las expectativas inmaduras y en las suposiciones, cuando lo único que vale para el desarrollo afectivo de ambxs es la expresión y la constatación de lo pensado. Así pues, os pongo claves indispensables para favorecer vuestra comunicación:

  1. Afrontad las dificultades y conflictos juntxs, de frente.
  2. Escuchad al otrx sin interrumpir, con atención e interés.
  3. No esperéis a que el otrx adivine lo que quieres y necesitas.
  4. Sed asertivxs desde vuestras necesidades y criterios, sin señalar y agradeciendo.
  5. Limitaros al hecho actual sin rescatar del pasado otros similares.
  6. Utilizad más grados entre “siempre” y “nunca”.
  7. Recurrid a las herramientas de buen trato descritas en este artículo.

“La forma en que nos comunicamos con otros y con nosotrxs mismxs determina la calidad de nuestras vidas.”
— Anthony Robbins

TIP En cualquier relación, tuya es el 50% de la responsabilidad de lo que sucede. Toma tu parte y hazte cargo.

 

Está claro que el coronavirus ha traspasado las fronteras de lo establecido, de lo determinado y de lo acostumbrado. Y en las relaciones también está teniendo un impacto sin precedentes. Queramos o no es el momento de poner en práctica aquéllo en lo que somos inexpertxs y de cuestionar nuestras maneras tradicionalmente repetitivas.

Os deseo una consciente cuarentena repleta de descubrimientos y compartir mutuos. Abrazos en la distancia.




Juanfran Díaz
Juanfran Díaz
Juanfran es terapeuta corporal y gestalt, facilitador de procesos de cambio, acompaña a personas que desean vivir más plenamente, y ha creado su proyecto de desarrollo personal Hombres Conscientes.

Reservar vuestra plaza

Rellenad este formulario para acceder a vuestra plaza del retiro El Arte de Amar en Pareja: